Cataclismo.

Después de él paré y frente al espejo miré sin verme. Nada a mi alrededor era cercano, todo despojos de otra vida.

No era hora de buscarse, ni de apuntalar ruinas. Mi tiempo dejó de ser una cáscara vacía, llena tan sólo por condescendencia suya. Tratar de hacer lo que se espera es una losa tan fría,  hiela tanto que hibernan las ansias.

Fue fácil no hacer maletas, todo estaba deshecho, alzar el bolso y dejar las llaves detrás de la puerta.

No quedó nada.

Recuento de lunares,  todo el tuétano en mis huesos y el pelo hasta la cadera. Eso era lo único que parecía haberse salvado del desastre.

Anuncios

Acerca de LuZe


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: