Al Averno, de ida y vuelta.

 Para viajar al Averno no tienes que llevar las maletas. Puedes dejar los parásitos en casa porque todos sabemos que no soportan bien el hervor.

 Mucha gente anda por ahí a medio cocer, por miedo a perderlos. Los puedes distinguir porque les va crudo por la vida, al final es peor el remedio.

 El ardor llega hasta la más remota de las partículas, desescamando los huecos de tus sueños. Nadie, ni si quiera la lluvia tiene unas manos tan pequeñas.
 Cuando regresas de dar un paseo por el averno no eres tú sino la sombra que te acompaña la que se viste de ti misma para ocuparse de tus horas.

Anuncios

Acerca de LuZe


3 responses to “Al Averno, de ida y vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: