Y su silencio, retumbando.

Llega el momento en el que pierdo el sentido. Se agrieta la armadura que me sostiene cada día y noto cada músculo dolorido. Solo hace falta un soplido para derribarme pero aún me mantengo en pie. Mi corazón parece necesitar toda la sangre de mi cuerpo, late y late desaforado, las puntas de mis dedos se quedan frías y mis mejillas arden compensando. Es sencillo, solo tengo que llenar mis pulmones de aire y transformarlo en un sonido. Pero mi mente se niega a admitir la derrota porque aún en el silencio se mantiene la esperanza. Alzo el rostro y le miro. Me escucho preguntando al fin: -¿aún me quieres?

Anuncios

Acerca de LuZe


4 responses to “Y su silencio, retumbando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: